MIS LECTURAS ATRASADAS. La Novia Judía. Leopoldo Azancot

“La Novia Judía”, es la primera novela de Leopoldo Azancot (Sevilla 1935-Madrid 2015). Con ella, alcanzó a quedar finalista del Premio Ateneo de Sevilla, un ya lejano 1977. (Observo con curiosidad que, en una banda insertada en la parte inferior de la cubierta, anuncia que ha vendido esta obra nada menos que 21.000 ejemplares, lo que sin duda deja bien a las claras la raquíticas ediciones con las que nos venimos conformando desde hace tantísimos años).

Marca “La Novia Judía”, los que serán los grandes asuntos de la obra literaria posterior de Azancot: a saber, las culturas judía y árabe, y la facilidad para mezclar lo humano y lo divino, lo carnal y lo esotérico, la narración histórica con el relato erótico, los personajes con sexualidad deshinibida y transgresora.

Muchas jornadas y trabajos dedicó Leopoldo Azancot al periodismo, bien como crítico literario, crítico de arte, comentarista político…que ejerció a través de muchos medios, acreditando una capacidad de trabajo fuera de lo común: subdirector de “Índice”, durante muchos años, colaboró en “Revista de Occidente”, “Informaciones”, “The Saturday Review”, y en periódicos como “Pueblo”, “ABC” o “El País”. También trabajó para la “Agencia Mexicana de Noticias”. Sin duda, su experiencia periodística, influyó su riqueza de léxico y su narrar vibrante y ágil.

En una casualidad más de la vida, contrajo matrimonio Leopoldo con Preciada Azancot Medina, marroquí, pintora, psicóloga, con la que no tenía relación familiar, a pesar del apellido; con ella marchó a Venezuela en 1992, que es el país del mundo donde más extendido está el apellido Azancot.

Tiesas se las tuvo Leopoldo con Fernando Sánchez Dragó, cuya obra literaria descalifica de manera severa y rotunda siempre que puede. No entraré yo en esa guerra, máxime desconociendo de dónde y por qué viene, y sin haber escuchado a la otra parte.

Mientras nos llega (si es que lo hace) la explicación, bueno será que lean “La Novia Judía”, a modo de introducción en Leopoldo Azancot, que ahora ya nos mira desde las profundidades de la eternidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s