VOLVER A LOS CLÁSICOS. El Elogio de la Locura. Erasmo de Rotterdam.

Los clásicos, quizás por serlo, se van quedando al fondo de las estanterías, alejados del tráfico de los lectores y del ruido de las modas. Por eso, es conveniente, y hasta necesario, proveerse de una buena gamuza y, de vez … Sigue leyendo