IRINA, UNA PRINCESA RUSA.

Apretaba la vida como no recordaba. Tras la marcha de Anselmo, casi sin previo aviso, apenas dos semanas de preparación desde que el incurable mal anunciase su presencia, las complicaciones habían aumentado sin recato alguno, como queriendo poner a prueba … Sigue leyendo